.

.

15 sept. 2016

Uyuni, el Salar más grande del mundo

Bienvenidos a Uyuni!

Después de San Pedro de Atacama volvimos a Calama, estaríamos sólo una o dos noches con Deby y los Monjes Rebeldes, pero nos invitaron a la ruta anual que realizan los Killers Road de Antofagasta, y este año los Monjes eran co-anfitriones. La Ruta se llama "Pasando Agosto por la Pampa, sólo para valientes" esto último porque hay que acampar y en la noche hace mucho frío. 

Foto grupal con los Monjes Rebeldes en la casa de Deby

Así que el fin de semana fuimos a rutear con ellos, llegan motociclistas independientes y de clubes o grupos de todas las edades y de todos los estilos de motos desde Calama, Copiapó e incluso Santiago, por el norte llegó gente de Iquique y Arica. Es un evento masivo que dura todo el fin de semana con una larga y entretenida ruta hacia Santa Elena, la única Salitrera de Chile que sigue en funcionamiento. En el evento nos dieron un reconocimiento por participar y por venir desde tan lejos manejando.

Ruteando con los Monjes

Todas las cilindradas y modelos

Muchas gracias nuevamente a Deby y a todos los Monjes Rebeldes, lo pasamos muy bien! Pero debemos seguir nuestra ruta, el viaje continua.

Decidimos ir a Uyuni por el paso Ollague, es mucho más directo y no tan alto como el paso Jama, el cual había estado abierto intermitentemente por malas condiciones meteorológicas. 

Es muy entretenido hacer este paso, las curvas, las pendientes y los paisajes son maravillosos. Después del asfalto son varios kilómetros de tierra y ripio en regular estado lo que hace que la ruta sea bien desafiante.

La ruta hacia el paso Ollague

Algunos salares antes de llegar al paso

El volcán Ollague está activo!

Nos habían dicho que en Ollague hay combustible, y es cierto, pero no hay estación de servicio, son un par de personas que venden de manera informal y en esta ocasión nos cobraban $1.600 por litro. En Calama estaba a $680, para que tengan de referencia. Logramos regatear un poco y nos dejó a 1.400 el litro. Caro pero no teníamos otra opción así que cargamos sólo algunos litros para alcanzar a llegar a San Cristobal en Bolivia. 

Sabíamos que en Bolivia existe un precio diferenciado para bolivianos y otro para extranjeros lo que a veces hace engorroso cargar combustible pues no todos le cargan a los extranjeros. En San Cristobal y en Uyuni no tuvimos ningún problema.  

Llegamos a eso de las 20:00 horas a Uyuni, dimos vuelta un rato buscando alojamiento y logramos encontrar una hostal a Bs 35 por persona con lugar para guarda la moto, sin desayuno pero con WiFi y agua caliente. Hostal Sajama, muy cerca del centro y del reloj que está al frente del monumento al Dakar que está en el centro. 

Atardecer llegando a Uyuni

Uyuni es el salar más grande del mundo, y sí que lo es pues se extiende hasta donde alcanza la vista, como un gran océano que hace mucho tiempo se secó y quedó como una hermosa y gigantesca pista blanca. Este salar representa una ruta casi obligatoria para los amantes del motociclismo que viajamos por Latino América, más ahora que el Dakar ha pasado varías veces por el lugar. 

Esto ha traído un impacto positivo ya que todo está mucho más ordenado y ha crecido mucho desde la última vez que visité Uyuni, incluso el tránsito no es tan agresivo como en el resto de Bolivia. Aun así Bolivia no ha perdido su magia ni su escencia. Sigue manteniéndose al margen del crecimiento global, aunque se ha modernizado, sigue siendo salvaje y viajar a Bolivia es viajar en el tiempo.  

Susan también había venido, pero ninguno de los dos vino en moto. Realizar esta aventura en moto juntos nos ha hecho repetirnos algunos lugares, pero sin dudas ha valido la pena, es increíble y maravilloso, una sensación que calma y alegra nuestros corazones. Es lo que tienen los viajes en moto, abres la mente y el corazón a nuevas experiencias y nuevos lugares de una forma tremendamente adictiva. Conoces otras culturas,  a otras personas y otras formas de hacer las cosas.  


Entrando al salar más grande del mundo

Salimos desde Uyuni hacia Colchani, un pequeño pueblo que está como a 3 kms o menos antes del salar. Fuimos a buscar inmediatamente el monumento al Dakar que está al lado de un hotel de sal para jugar con la perspectiva que te permite semejante planicie. 

Monumento al Dakar en el salar de Uyuni

Lástima que el Dakar ya no pase por Chile


Mientras jugábamos con las Falcon Rockeras sacando muchas fotos en perspectiva, se nos acercaron varios viajeros a conversar con nosotros, muchos eran motociclistas extranjeros, de Estados Unidos y Europa que esta vez no estaban viajando con sus nenas.

Susan viajando sobre su casco LS2 Pioneer. Gracias a Año 1.

Y ahora Janis Joplin viaja en la mano de Susan

Noo! Janis me quiere atropellar

Entonces dije... patada voladora!!

Disfrutando de la pasión del equilibrio!

Mega salto de la Expedición en moto en el salar!!

Qué potente y maravilloso se siente poder perseguir y cumplir nuestros sueños en moto, los alcanzas más rápido y es más entretenido. 


Hicimos una visita rápida al cementerio de trenes en Uyuni

Uyuni y San Pedro estaban en nuestra ruta como dos de los imperdibles para llegar a Machu Picchu y ya logramos recorrerlos sin contratiempos. Todo lo que hay ahora hasta nuestro objetivo principal es un bonus. Ya veremos qué nos depara la ruta.  

Después de Uyuni nos fuimos a Oruro. Manejar en Bolivia ha sido un gran desafío, por el tipo de conducción y el tema del combustible. Todos se cruzan en distintas direcciones, conducen en sentido contrario y siempre el vehículo mayor tiene la preferencia y pasará aunque no haya mucho espacio, así que tengan precaución. Los peatones también se cruzan de allá para acá. 


Abandonando el salar de Uyuni para continuar con más aventuras

Unos kilómetros antes de Oruro nos sorprendió una tormenta de arena peor que la que experimentamos en San Pedro. A lo lejos se veían muchos remolinos dando vuelta y el viento fue implacable con nosotros, incluso en un momento levantó la rueda delantera de la moto de Susan, tuvo que cargarse con todo el cuerpo en el estanque. Fue agotador.  

Nuestro paso por Oruro no fue muy agradable ya que el tránsito es horrible. A demás tuvimos muchos problemas para cargar combustible, todos decían que estaban sin sistema para cargar a los extranjeros y que no podían hacernos la factura. Tratamos de regatear para que no nos dieran la factura pero decían que había cámaras así que no podían. 

Finalmente en una de las YPFB a las que fuimos, que son del estado, nos cargaron y regateamos el precio. Para los extranjeros costaba Bs 8.8 el litro, mientras que para los nacionales cuesta Bs 3 el litro. 

Teníamos que hacer un trámite impostergable en Chile, así que no seguimos hacia La Paz, nos fuimos a Iquique por el paso Colchane. Susan tiene una amiga en Iquique que nos estaba esperando junto a su familia.

En nuestra próxima Bitacora les contaremos nuestras aventuras en Iquique y Arica.

Gracias a todos ustedes por seguirnos y viajar con nosotros en esta loca y mágica aventura que ha sido Motografiar América Latina. 

Y agradecemos también a los que se hicieron parte de la Expedición en Moto.

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K.






El Viaje Continua!!

11 sept. 2016

El Desierto más árido de la Tierra

El tramo de Calama a San Pedro de Atacama es corto, cálido y desértico. Por eso llama mucho la atención las vistas que tenemos cuando ya nos acercamos a ese tremendo oasis en el medio del desierto más árido del planeta. 

Pese a aquella condición del Desierto de Atacama, siempre han habido culturas que se las han arreglado para sobrevivir en este inhóspito lugar, como los Likan Antay. Este mismo desierto vio pasar al rally más extremo del mundo, el Rally Dakar. Lamentamos que ya no se siga corriendo en Chile. 

Y ahora la Expedición en Moto visita este icónico y turístico oasis de nuestro país, lugar que para nosotros era casi obligatorio, aunque ambos ya habíamos venido, sabíamos que recorrer San Pedro en moto tendría otro sabor. 

Como ambos habíamos venido hace algunos años, decidimos ir a los lugares que antes no habíamos podido ir o que aun no se explotaban turísticamente. Por eso los geisers del Tatio, Laguna Cejar, Los Ojos del salar, el Pucará de Quitor, el Valle de la Luna y de la Muerte estaban fuera de nuestra lista. 

Llegando a San Pedro


Yo vine mochileando con un grupo de amigos, (en ese tiempo no cobraban entrada por ir a Cejar, no habían ni duchas) alojamos en el patio de un caballero donde pusimos la carpa. Él nos llevó a conocer casi todos los lugares turísticos de San Pedro. 

Con el apoyo de Mx Metzeler Chile, la Expedición en Moto cuenta con los neumáticos Sahara Enduro 3 para recorrer todos los lugares y terrenos en esta expedición

Ese caballero nos llevó a un hoyo o cráter cerca de la cordillera de la Sal, el cual parecía haber sido hecho por un meteorito. A medida que avanzábamos con Susan, yo iba recordando el lugar donde estaba ese cráter, así que la lleve a verlo. 


Este es el extraño cráter, no sé como se llama este lugar

En información turística (que mal nos atendieron) nos dieron un mapa con el listado de camping en San Pedro, elegimos la Casa del Sol Naciente porque cobran $5.000 pesos por persona y parecía ser el único camping con Wifi. La hostal tiene un valor de $8.000 por persona. Acampando ahí puedes usar todos los espacios comunes, ducha con agua caliente, cocina equipada, comedor y WiFi. No es muy grande el sitio pero es cómodo y agradable. 


Iglesia de San Pedro, yo la recordaba blanca

Susan había visto unas fotos de un lugar al que ninguno de los dos había ido, las Lagunas Escondidas. Así que estuvimos preguntando a todo el mundo cómo llegar, pero aunque algunos decían haber estado ahí, nadie sabía (o quería) decirnos claramente cómo ir. 

De hecho sólo una agencia hace el tour de Las Lagunas Escondidas de Baltinache. Obviamente ellos tampoco nos quisieron decir cómo llegar. Sin embargo Susan buscó en Wikiloc, una aplicación que Marc (Marcelo) Hunter nos recomendó usar para los caminos off road. Y efectivamente había un track para llegar, así que Susan lo descargó y luego de mirar el mapa y GoogleMaps decidimos ir por cuenta nuestra. 


Camino a las lagunas

Qué gran acierto!! El lugar es relativamente cerca por lo que no requiere combustible adicional. Es una ruta de ripio y tierra con poca calamina, pero nos habían dicho que los vehículos pinchan constantemente debido a unas piedras con filo que hay en la ruta. 

Siguiendo el track fue muy fácil llegar, además que está señalizado como "Laguna Baltinache". La ruta se extiende por un angosto valle entre la cordillera de la Sal y la de Domeyko, esta última se considera la cordillera con menos humedad del mundo. 

Esta señalizado como Laguna Baltinache

La laguna Baltinache o Lagunas Escondidas están administradas por la comunidad. En la entrada hay baños y duchas con agua caliente, y cobran $5.000 pesos por persona. Son 7 lagunas similares a Laguna Cejar, con colores azul, verde y turquesa muy hermosos. Son tan saladas que puedes flotar sin hace nada, como si fueras un corcho. De las 7 sólo hay dos en las que te puedes zambullir. 

Nos sacamos todo el equipo, chaquetas, botas y pantalones para guardarlos en las maletas  y recorrer solo en traje de baño las lagunas.


  



Como no es turístico aun, va muy poca gente, aquel día estuvimos solos disfrutando de ese bello y tranquilo lugar. El sendero tiene unos 500 mts de longitud y te lleva entre las lagunas. 

Sendero entre las lagunas

Ese día hacía mucho calor por lo que disfrutamos mucho metiéndonos en las lagunas salinas y flotar como corchos, pero no les recomiendo meter la cabeza al agua, les encargo como arden los ojos!!!. Una vez que el agua se seca queda una costra de sal en la piel. Así que las duchas se agradecen muchísimo para sacarse un poco la sal antes de volver a montar las motos.










Lo pasamos muy bien en esta nueva aventura y descubrimiento, nos fuimos con una gran satisfacción, como niños chicos por haber podido llegar sin problemas pese a que nadie nos quería decir donde era. Se sentía como una gran victoria.

Al otro día intentamos ir a Piedras Rojas, Susan conocía el lugar, yo no. Sin embargo saliendo de San Pedro y antes de llegar a Toconao nos encontramos con una terrible tormenta de arena. Al principio fue entretenido, novedoso y atractivo pues nunca habíamos manejado dentro de una tormenta de arena. 
Pero al pasar Toconao se puso aun peor la cosa y ya no podíamos ver a un metro por delante, además de un fuerte viento que a penas nos permitía seguir en pie. La arena se metía por todos lados y nos golpeaba fuertemente cada rincón que no estuviera cubierto. 




Antes de empeorar la situación, Susan tomó un par de fotos en la tormenta de arena

Decidimos volver al camping para evitar el peligro, fue difícil manejar con tanto viento y tanta arena dando vuelta. Cuando llegamos a San Pedo nos encontramos con que los vientos fuertes estaban volando algunas techumbres y señaleticas, sin mencionar el polvo y tierra en suspensión que duró varias horas más. 

El ambiente en La Casa del Sol Naciente es muy agradable pues hay muchos viajeros de todos los países que llevan varios meses dando la vuelta al mundo, es la raja estar en la misma frecuencia y compartir diversas historias, experiencias y estilos de viaje. Los que atienden el lugar también son super buena onda. 

Quizás debido a la tormenta, esa noche bajó mucho la temperatura, no esperábamos ese frío en el norte, aun cuando sabemos que en el desierto la oscilación térmica es mayor. Uno de los encargados nos prestó una frazada por lo que dormimos abrigados y hasta pasamos calor. 

A la mañana siguiente tratamos de levantamos más o menos temprano (a las 10.00 am) y nos fuimos a Piedras Rojas. El día parecía estar cálido en la mañana y pasamos a comer algo a Toconao. La verdad no sé porque publicitan tanto este pueblo si en realidad no hay nada atractivo, ni siquiera combustible (nos habían soplado mal ya que alguien nos dijo que sí había). En Calama nos habíamos conseguido unos bidones de 4 litros para ir a Piedras Rojas ya que ida y vuelta eran casi 400 kms y nuestras Falcon Rockeras tienen autonomía de 300 kms. 


Ahora sí, día soleado pero frío


Este es el paso que debe estar entre 4.139 msnm según el GPS y 4.300 msnm según las agencias

Cabe mencionar que la bomba de bencina en San Pedro de Atacama se encuentra escondida dentro de un hotel y no es tan fácil llegar. Busquen el Hotel San Pedro y en el patio/estacionamiento encontrarán una COPEC.

Entre más ascendíamos hacia Piedras Rojas, más frío se ponía el día y en las altas cumbres aun se podía ver nieve recién caída, quizás de la noche anterior. Ya a la altura de Socaire nos dábamos cuenta que sería un día helado y con mucho viento. 


Las cumbres aun nevadas

Las motos se comportaron bien pese a la altura. Llegando a los 4.000 msnm las motos comienzan a perder potencia, pero no se apunaron. Según las agencias Piedras Rojas se ubica a 3.950 msnm luego de cruzar un portezuelo de más de 4.300 msnm, sin embargo el track que grabamos dice que la altura máxima alcanzada fue de 4.139 msnm. Quizás las agencias le ponen un poco más.





Piedras Rojas



Verdaderamente Piedras Rojas es hermoso. Casi todo el camino está asfaltado, pero los últimos kms son de tierra y de mucha calamina. Aun así la ruta es ancha por lo tanto los otros vehículos que circulan no son un problema y pese al frío y la altura disfrutamos mucho llegar a este nuevo destino. 

En Piedras Rojas también hay un salar llamado Salar Aguas Calientes con una laguna que en cierta época del año está congelada y se puede caminar sobre ella, nosotros lo intentamos pero el hielo estaba muy blando y no nos atrevimos a pasar por ahí. 



 Susan tanteando el hielo

Los colores son realmente alucinantes. Venir aquí fue otro gran acierto, la ruta es entretenida, las curvas, las pendientes y aunque hacía frío, la disfrutamos mucho, les recomendamos totalmente este lugar, ya sea que vengan en moto o tomen el tour. 





Al regreso pasamos al Parque Nacional Los Flamencos donde se encuentra laguna Chaxa en el Salar de Atacama donde se pueden observar de muy cerca flamencos y otras aves. Acá nos cobraron $3.000 por persona, hay baños y una terraza cómoda por si llevan algún refrigerio.

Nos quedamos hasta que el Padre Sol se ocultó tras los cerros, regalándonos un hermoso atardecer. 



El camino hacia Laguna Chaxa, estabilizado con sal






Son muchos los flamencos que podemos observar en esta laguna, ubicada dentro del salar de Atacama

Dejamos un día para descansar y hacer algunas mantenciones a nuestras Motos Rockeras en San Pedro, había que hacerles un cariñito luego de la tormenta de arena y de los caminos en mal estado. De hecho cuando llegamos de las lagunas Baltinache pinché la rueda de atrás. La llevé a una vulcanización y el encargado me la reparó rápidamente. 


Algunas tomas al atardecer


La noche antes de dejar San Pedro nos juntamos con otros moto viajeros chilenos quienes nos invitaron unas cervezas, Paulina y Felipe, también viajan en Honda, una Crosstourer 1.200 y ella en una CB500X. Tuvieron la mala suerte de toparse con el conflicto de los mineros en Bolivia, donde si lo recuerdan asesinaron a un vice-ministro de gobierno. Ellos lo pasaron muy mal debido a toda la tensión del conflicto, aun así fue un tremendo viaje lleno de aprendizajes y grandes momentos que compartieron juntos.    


Gracias chicos por la cerveza y las buenas historias! Que sigan las rutas

Es lo que tienen los viajes, te ponen a prueba en situaciones límites constantemente, y es ahí donde realmente te conoces ti mismo y a las personas con las que viajas.  
Como nos decía Cristian en Pucón, lo más importante para hacer un viaje largo en moto es tener los huevos de tomar la decisión y afrontar todo lo que conlleva. 


De regreso a Calama, tuvimos compañía en la vía

Hoy estamos en Iquique, ya fuimos a Uyuni así que se vienen esas fotos y ese relato de nuestra experiencia ruteando en Bolivia. Estamos recargando pilas en este agradable calor y playa para seguir hacia Arica y Tacna. Ya se viene el gran sueño de esta etapa, descubrir el Valle Sagrado de los Inca y Machu Picchu.



Una vez más agradecemos a todos los que hacen posible esta Expedición en Moto y que podamos siguir Motografiando América. 

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K