.

.

20 feb. 2017

Máncora


Qué difícil resumir los dos meses vividos en Máncora. Aunque no es la playa paradisíaca que esperábamos, fue una experiencia increíble, que finalmente llamamos, Luna de Miel. 

Máncora no es el paraíso que te venden, pues en realidad mucho brillo no tiene. Sus aguas sí son cálidas y tienen un bello color, entre verde y turquesa, pero está sucio y mal cuidado. Aun así, ésta fue nuestra casa por dos meses, gracias a la calidad de la gente que nos encontramos en este lugar.   

Teníamos un contacto que nos iba a hospedar por una noche, pero no estaba en el pueblo cuando llegamos por lo que no nos pudo recibir, fuimos donde la mítica Tía Yola, pero estaba en Lima, y finalmente LAMA Máncora, bueno, después de 2 meses nunca los vimos. 

Así que dimos un par de vueltas buscando hospedaje con estacionamiento pero no hay muchos, preguntamos a las mototaxis y nos recomendaron el camping de Raul. Qué gran acierto!! 


Sushi en el camping de Raul

A penas llegamos salieron otros viajeros a recibirnos, nos trataron muy bien. Y Raúl, el dueño, simplemente es un tipazo! Que grande. Nos habría gustado estar ahí más tiempo, pero ya habíamos decidido quedarnos al menos un mes y ver si buscábamos trabajo o vendíamos algo en la playa. 

En el camping cobraban 8 soles por persona la carpa y 10 (2 lucas chlenas, barato!) soles por persona la habitación. Nos quedamos 3 noches hasta que encontramos una habitación relativamente cómoda por S/300 ($60 lucas) el mes. También gracias a un amigo venezolano pudimos comprar una tabla de surf en S/250. La clase de surf vale 50 soles y te arriendan tablas por 20 soles el día. Si íbamos a estar al menos un mes, nos convenía comprar la tabla. La verdad no la usamos tanto como esperamos, jaja, aun así lo pasamos maravillosamente.    

Aunque ahora vivíamos en otro lugar, siempre íbamos al camping de Raul, hicimos muy buenos amigos ahí, la llamada Familia de Corazón, y realmente era como una gran familia. Íbamos regularmente a almorzar con ellos y a carretear en las noches. Raul siempre nos recibía muy bien y nos invitaba a ir más seguido. 





Así se pasó diciembre, nosotros de "vacaciones" sin buscar trabajo, disfrutando de la playa, haciendo deporte o simplemente disfrutándonos mutuamente. 

La navidad la pasamos con toda la Familia de Corazón en el camping de Raul, más todos los que se quisieron sumar. Hicimos una gran cena para 70 personas en total. Los argentinos se encargaron del asado, había muchas ensaladas y también bebestible, comimos mucho y muy bien. 

Luego decidimos trabajar, nuestra intención era quedarnos toda la temporada, aprovechando de disfrutar Máncora, sus alrededores y juntar más dinero. Así que entramos ambos a trabajar a un restobar, el Atelier, cocina francesa del pacífico. Qué tremenda experiencia para ambos. Eramos compañeros de trabajo, y todas estas experiencias han fortalecido mucho más nuestra relación. 



En Atelier todos son muy buena onda, desde los dueños, Maja y Chicho (A Chicho hay que saber llevarlo, pero es buena gente), y los de la cocina, meseros y barra. Un gran ambiente. 

Así que el año nuevo lo pasamos en el bar, en una tremenda fiesta, Maja nos regaló algunos tragos y los otros los cobró muy barato, así que imaginen como quedamos. Aunque llovía un poco, lo pasamos muy bien. Terminamos la fiesta tomándonos unas cervezas con Susan en la playa viendo el amanecer. 

Y como les decía, queríamos quedarnos por lo menos hasta marzo por acá, pero no habíamos reparado en un detalle. Nuestras motos tienen tiempo máximo para estar fuera de Chile y ese plazo se cumple el 16 de marzo. Un amigo nos está ayudando con este trámite para pedir la prórroga, pues la aduana está en paro. Esperamos pronto tener noticias de eso, por ahora, decidimos adelantar nuestros planes y continuar el viaje por si no nos fuera bien con la prórroga. 






Así es que le avisamos a Maja con anticipación de la situación para que pudiera encontrar nuestros reemplazos y salir por la puerta ancha, como siempre. Desde Máncora nos fuimos a Tumbes, donde necesitábamos hacer algunas compras y el sábado 11 nos fuimos a Ecuador a un encuentro motociclista en Naranjal

Después del año nuevo casi todos nuestros amigos del camping de Raul siguieron sus viajes, así que prácticamente volvíamos a estar solos con Susan, lo cual fue bueno también. Paseamos por las distintas playas cercanas, fuimos a Ñuro a "nadar" con las tortugas pero no nos gustó el lugar. No nadas realmente con ellas, flotas en un muelle donde las tortugas se quedan ahí porque los pescadores les lanzan alimento todo el día. Susan buceó con tortugas en Rapa Nui, y yo también tuve oportunidad de verlas en la Isla hace unos años, así que no se puede comparar la experiencia. 

Como mencionamos más arriba, Máncora no tiene mucha gracia, pero la gente que conocimos aquí y los alrededores sí valieron totalmente la pena. Los Órganos por ejemplo, Punta Velero, Zorritos y Punta Sal. Estas últimas lejos las playas más bonitas y tranquilas. Agua tibia y verde esmeralda. 






Por eso le hemos llamado la luna de miel, fue como un amor de verano que no acaba, intenso, de re descubrirnos, disfrutarnos todos los días y todo el día, y aunque no hemos tenido ningún problema como pareja en un año de viaje que llevamos (el sábado 11 de febrero cumplimos un año desde que salimos de Santiago hacia Ushuaia), estar así de cerca,  no nos saturó como se podría pensar, al contrario, nos acercamos mucho más. No pensábamos o no necesitábamos este "break" del viaje, vacaciones o luna de miel, simplemente se dio, lo dejamos fluir y fue maravilloso.  


Agradezco tener a Susan a mi lado, tremenda compañera de rutas, de vida, de sueños y aventuras. Ahora continuamos con nuevos desafíos, nuevas rutas por descubrir, y seguir Motografiando América Latina. Continuamos con la Etapa IV: "Cruzando Hemisferios" y llegar a la mitad del mundo en Ecuador. 

Gracias a todos ustedes por leernos, por acompañarnos, por seguirnos y ser, de alguna manera, parte de nuestro sueño y de nuestra aventura. 

Y como siempre agradecemos a nuestros auspiciadores por el apoyo que nos brindaron. 

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K

31 ene. 2017

De Huaraz a Mancora


Vienen caminantes de todo el mundo a realizar esta travesía en la Cordillera Blanca.
Y aunque nos sorprendió gratamente, creo que no supera a los trekking que se pueden hacer en la Carretera Austral o Torres del Paine. 


El Trekking de Santa Cruz es una caminata de 4 días y 3 noches, pero nosotros tardamos en 3 días y 2 noches, pues la hicimos en sentido inverso, lo que facilita el ascenso desde Vaquería a 3870 msnm hasta el punto más alto que es el Portezuelo de Punta Unión a 4750 msnm para luego ir en descenso hasta Cashapampa, que es el final del recorrido a 2900 msnm.



Además, hacerlo a la inversa, deja los paisajes más alucinantes para el último día, saliendo con una sensación de victoria y una gran sonrisa en el rostro, ya que todo es cuesta abajo, y el escenario es bellísimo.

Es un trekking altamente recomendable. Comienzas la caminata entre bosques muy parecidos a los del sur de Chile, pero aquí se encuentran a más de 3000 msnm.
Luego la vegetación comienza a desaparecer, pero nunca se pierde totalmente, hasta que llegas a Punta Unión con tremendas vistas y colores de lagos y lagunas verdes y turquesas, debido a los glaciares.
Terminas la caminata entre vegetación muy exuberante, ya al salir del parque el día 3, parece que te internas en la selva. Así entonces, en estos 3 días, pasas desde los bosques de altura, a vegetación arbustiva, rocas, hielo y nieve, para terminar el recorrido en la selva. Una maravilla de la naturaleza.


Debido a que es temporada baja nos topamos con muy poca gente. Así que pudimos disfrutar plenamente cada uno de los tibios días y las frías noches acampando a más de 4000 msnm.






Recorrer la Cordillera Blanca en moto y hacer estas caminatas fue cumplir un sueño más. Y por ahora, nos despedimos de las montañas, por un tiempo al menos, pues ya es hora de ir a buscar el calor de la playa y la brisa del mar. 







Y para eso elegimos Mancora, pues aprender  surfear es otro de nuestros sueños, y hemos escuchado que en Mancora hay buenas olas y es mucho más barato que Montañita. 

Para llegar a nuestro próximo destino nos fuimos desde Huaraz por el Cañón del Pato, un lugar que todos los motociclistas nos habían recomendado. Ahora que pasamos por ahí, la verdad no sabemos por qué es tan recomendado, pues en nuestra humilde opinión, no tiene ningún brillo, jajaja. 

Es una ruta desafiante, el cañón en sí no tiene atractivos salvo una pequeña cascada. Tienes que atravesar unos 37 túneles, por una vía angosta en la que cabe un sólo vehículo, por lo que debes ir tocando la bocina (claxon) en cada curva y rogar que no venga un camión del otro lado, pues sí, circulan vehículos por ambos lados y algunos van a exceso de velocidad. 
Hay pocos "descansos", donde pararse a tomar una foto o moverse a un lado si viene un camión del otro. Incluso en algunos lugares se ha socavado el terreno llevándose parte del asfalto. 

Y sí, es una vía asfaltada, pero hay que tener precaución con las piedras y tierra que ha caído desde arriba haciendo que en algunos tramos sea muy resbaloso el asfalto. Tampoco hay barreras de contención ni pretiles, por lo que pasas muy cerca de los precipicios y acantilados que te llevan al río que corre al lado, río que en algunas ocasiones, debido al fuerte viento que nos tocó ese día, nos salpicaba constantemente de agua, pensamos que había empezado a llover, pero el día estaba sin nubes. 
Tan fuerte era el viento que a ratos nos quería sacar de la vía, y recordemos que es sólo una vía. Tampoco podíamos circular a la velocidad que nos ubiera gustado por las curvas, el viento y no saber si venía del otro lado un camión. El que sí se apareció en una ocasión y alcanzamos a hacernos a un lago antes que nos pasara por encima. 
Por lo que NO recomendamos el Cañón del Pato. En términos de Paisaje no tiene nada que llame la atención, simplemente es una ruta entre túneles en la cual el riesgo no compensa una experiencia gratificante por paisaje o aventura que se pueda vivir. Es feo y riesgoso, jaja.

Ya fuera del cañón, aunque seguían los vientos fuertes, pudimos acelerar más y apurar nuestro trayecto hacia Piura y posteriormente Mancora, donde nos encontramos ahora y hemos pasado 2 meses de vacaciones y luna de miel dentro del viaje. También encontramos trabajo a demás de estar cumpliendo un nuevo sueño, surfear!! 


Pero ya les contaremos de Mancora en nuestras próximas páginas. En unos días más continuamos nuestra travesía hacia La Mitad del Mundo, pero primero Montañita y Baños de Agua Santa

Agradecemos a nuestros amigos y auspiciadores, sin ustedes el viaje no sería igual. Un abrazo a todos y a seguir disfrutando del placer de recorrer el mundo en motocicleta. 

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K

27 dic. 2016

Ruteando en Huaraz

Ruta hacia Punta Olímpica, con el imponente Huascarán a nuestras espaldas

Siento el olor a magnesio incluso antes que los escaladores comiencen a equiparse, y me recuerda inmediatamente mis primeros pasos en la Piedra Rommel en el Cajón del Maipo.

Villa García es un lugar muy particular. Aunque el tío de Gian Marco, Gumercindo es el dueño, lo administra Chuski, un joven escalador peruano, muy fuerte. Él arrienda las piezas que hay disponibles y cuando es temporada alta también los sitios de camping. Gumercindo nos permitió acampar en Villa García, que está en el pueblito de Marian, a unos 15 mins de Huaraz.

Hay mucho ambiente y buena onda, todos los que se alojan ahí son escaladores, de las más diversas profesiones. Veterinarios, abogados, guías de montaña y ayudantes de cocina, entre otros. Todos trabajan muy poco, y escalan mucho. Mantienen una vida simple, saludable, en contacto con la naturaleza y haciendo lo que más les apasiona, escalar.

Escalando con los hippies

Lamentablemente yo aún no me recupero de mi lesión, y me estoy cuidando para poder hacer el trekking de Santa Cruz. Aun así, los acompañamos a pasar una agradable en un entorno natural. Qué ganas de ponerme los pies de gatos, el arnés y mandarle un pegue. Sin dudas deberemos volver a Huaraz.

Off road en Perú

Huaraz es un pueblo, más o menos turístico, que se mueve principalmente por el montañismo, la escalada y los trekking. Está enclavado a los pies de la majestuosa Cordillera Blanca y Cordillera Negra. Y todo lo corona la cima más alta de Perú, el Huascarán con 6768 msnm.

Casi todo se considera Parque Nacional, así que casi a cualquier lugar que quieres acceder incluso en moto, te quieren cobrar 5 o 10 soles. Sin embargo, existe un ticket que dura 20 días por 65 soles. Si van a pernoctar, aunque sea una vez les van a pedir ese ticket, lo bueno es que luego lo puedes seguir usando para el resto de las entradas. Así que conviene mucho más comprar ese, si es que planean acampar al menos una noche en el parque.

Como nosotros haremos la caminata de 4 días, nos conviene mucho más comprar este ticket. Cosa que no en todos lados te dicen, para que pagues todo por separado y así te saquen unos soles más, como es la costumbre por acá.
El pueblo de Huaraz en sí, no es atractivo. Lo imaginamos como un pueblito de montaña, pero no lo es. Sus atractivos se encuentran todos a la salida de Huaraz. 

Hacia Punta Olímpica

Nos habían recomendado una ruta bien interesante, que es visitar Punta Olímpica, esta se puede hace en motocicleta. Queríamos hacer primero las rutas en moto, para aclimatar y dejar descansar unos días más mi tobillo. Pues la caminata que queremos hacer circula en su mayoría sobre los 4.000 msnm y el punto más alto está a 4.700 msnm.

Así entonces fuimos hacia Punta Olímpica, toda asfaltada y pasa en medio del Parque Nacional Huascarán, muy cerca de este nevado, el más alto de Perú con 6768 msnm.

Al día siguiente nos aventuramos a hacer un trekking de unas pocas horas para ver cómo seguía la recuperación de mi tobillo. La aproximación va por una vía de tierra en buen estado, así que disfrutamos el off road de ese día. Dejamos las motos estacionadas y nos dispusimos a caminar, unas 3 horas aproximadamente para llegar a Laguna Churup que está a 4.450 msnm.

Laguna Churup

A 4.450 msnm

Ruta off road para volver a casa

Como habíamos estado enfermos del estómago, nuestras raciones de marcha para la caminata fueron fruta cocida y tostadas. Delicioso!!


Fruta cocida y tostadas para la ración de marcha

Para seguir descansando, fuimos a escalar un día con los chicos de la comunidad. Tienen un muy buen nivel técnico y son muy fuertes. 


Día de escalada

Como último entrenamiento y aclimatación fuimos a Laguna Llaca, el trekking que hay que hacer para llegar a la laguna es bien corto, unos 15 minutos solamente, pero la ruta de off road, es muy desafiante.

Es una ruta muy dura, de tierra, ripio y bolones que a ratos pasa cerca de los barrancos sin pretiles ni protección alguna. Fue un buen día de off road, y del bueno.



Ruta off road bien dura para llegar a Laguna Llaca

Laguna Llaca

Aunque los paisajes que hemos recorrido sí son bonitos y atractivos, la verdad nos han decepcionado un poco. Nos habían hablado mucho de Cordillera Blanca, quizás teníamos muy altas expectativas, y para alguien que ya ha recorrido la Carretera Austral o Torres del Paine, quizás no lo encuentre tan bonito. Incluso El Chalten en Argentina tiene trekking y paisajes más llamativos. 

Aun así, Susan y yo sentimos que debemos volver algún día a Huaraz. Hay mucho que hacer, muchas rutas de escalada y montaña. Y sí, hay algunos paisajes que te quitan el aliento. 

Ya más o menos recuperado, preparamos nuestras cosas para hacer la caminata de Santa Cruz, este trekking nos sorprendió gratamente por sus paisajes, bosques, cumbres y lagunas, pero ya les comentaremos en la siguiente entrada del blog.

Un adelanto de Santa Cruz

En esta ocasión agradecemos especialmente a Trail on Fire por el entrenamiento que nos proporcionaron antes de comenzar nuestro viaje, cada vez que hacemos off road ponemos en práctica todas sus enseñanzas.

También a MX Metzeler y sus neumáticos Enduro Sahara 3, en estas rutas durísimas agradecemos tener un neumático de confianza para facilitar nuestra aventura.

Y por supuesto agradecemos a todos nuestros amigos y colaboradores que nos apoyaron antes de salir de Chile.

Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve y Moto-K.

22 dic. 2016

De Lima a Huaraz

Mientras escribo estas líneas estamos en Máncora. Es una pequeña playa muy turística al norte de Perú, sólo a 134 kms de la frontera con Ecuador. El mar es de un color verde esmeralda muy bonito, de aguas tibias con excelentes olas para el surf, que es el atractivo principal de este lugar.

Con Pedro, un venezolano re buena onda que ese día me dio grandes consejos pal surf! Gracias amigo

Como aun no comienza la temporada está todo muy tranquilo. Decidimos quedarnos a pasar navidad y año nuevo acá, hicimos muy buenos amigos en el Camping de Raúl, aunque ahora estamos rentando una habitación en el sector de la quebrada, sale mucho más barato. No nos pudimos quedar con la mítica tía Yola pues cuando llegamos estaba en Lima (hace unas 3 semanas). Pero ya estamos instalados, luego de buscar un poco, en un sitio bien cómodo. 

Gracias a Pedro, un amigo venezolano que compite profesionalmente en bodyboard, pudimos comprar una tabla de surf a muy buen precio. La consiguió a 50 lucas chilenas (250 soles), a mí me la vendían al doble. Así que estamos diariamente en la playa aprovechando la tabla y las buenas olas que hay en Máncora.

Muchas cosas nos han pasado desde la última entrada del blog, la mayoría muy buenas afortunadamente. Como saben, dimos por finalizada la Etapa III: Descubriendo el Valle Sagrado, y comenzamos la Etapa IV: Cruzando Hemisferios. 

La única razón por la que hacemos esto, es debido al libro que está en proceso. No será un "copy-paste" de las entradas del blog, este medio es más bien el entrenamiento y complemento de nuestras anotaciones para luego escribir una historia más coherente, dinámica y entretenida. Contando algunas cosas que compartimos en el blog, y otras inéditas. 

Así que continuamos con la Etapa IV!

Al llegar a Lima, nuestro amigo Daniel de Ica nos llevó a la Moto Posada de Patty, ahí nos recibieron con los brazos abiertos, que gran persona y que gran familia limeña. Había dos argentinos más y un colombiano en casa de Patty. También estaba Nathalie, una chica escocesa-sueca que viaja con su perrita Minca, en una Honda Transalp. Hicimos muy buenos lazos con todos ahí, seguimos en contacto hasta el día de hoy.

Haciendo completos en casa de Patty!

Gracias a Patty y su familia que nos permitieron quedarnos una semana en Lima pude recuperarme al 90% de mi pie, la caída que tuve saliendo de Cusco hacia Nazca se me había complicado un poco, imagino porque nunca dejé descansar el pie y seguí manejando hasta Lima, donde descansé realmente.

Lima es una locura para conducir, una de las ciudades principales más caóticas que hemos visitado. Cada cual tratando de salvarse, combis y camiones que te pasan a cms sin importar nada, mototaxis por doquier y una cantidad abrumadora de motocicletas que aparecen por todos lados. Al menos aquí sí usan casco, algo que es poco común en Perú.

Susan tiene un amigo que vive en Lima, no se veían hace muchos años. Arturo vivió en Chile un par de años y trabajó con el papá de Susan. Nos invitó a pasar Halloween en Huaral (sí, todo esto ocurrió hace más de un mes!!), Huaral es un pueblo rural que está saliendo al norte de Lima. Arturo es de ese lugar y su padre tiene campo y criadero de gallos de peleas. Aquí en Perú las peleas de gallos son legales y muy lucrativas, hacen apuestas exorbitantes.


Criadero de Gallos de Pelea


Un cuy muy pequeño en el criadero

Arturo nos explicó todo sobre las peleas de gallos y paseamos por el criadero de su padre. Este era un evento particular que se hace dos veces al año entre amigos. Es una gran fiesta con música, buena comida y cerveza.





Preparando a los gallos para la contienda

Aunque no compartimos la visión de las peleas, lo pasamos bien ese día. Una verdadera inmersión cultural con gente verdadera y natural. Agradecemos mucho a Arturo y su familia por la oportunidad de compartir con ellos esta experiencia.


Al final sólo puede quedar uno!

La noche anterior fuimos a un bar a hacer la previa para luego ir a una disco en Huaral y "celebrar Halloween". Hace mucho que no salíamos a bailar, y yo no estaba al 100% por mi reciente caída, pero saqué mis mejores pasos de bailarín ebrio. 

Aunque Huaral es un pueblo rural, la discoteque no tiene nada que envidiarle a la de las grandes ciudades. Es espaciosa, moderna y limpia. En Perú se escucha bastante reggeton, sin embargo la salsa es la patrona, y eso se agradece, así que bailamos más salsa que reggeton, poca eléctronica y muchos bailes folclóricos, y todos los peruanos saben bailar, es como si de repente en la disco empezara a sonar un trote nortino o vals chilote y todos comenzaran a bailar, de lo más normal. Eso nos sorprendió y nos gustó muchísimo. Las nuevas tendencias no han acabado con las antiguas tradiciones. Y esto ocurre no porque sea en un pueblo pequeño, ya lo habíamos visto también en Lima. Es parte de la magia de Perú, mantener vivas sus raíces.


La previa en el bar

Un poco de baile

Ya celebrando en el bar, salud!

Se toma mucha cerveza y esa noche en la disco tomamos whisky también. Hace mucho que no “carreteábamos” tanto, creo que ambos, Susan y yo estábamos fuera de práctica. Afortunadamente al día siguiente Arturo no nos pasó a buscar tan temprano al hotel antes de ir a la casa de su padre, así que nos pudimos reponer bien.


Almorzando donde Arturo... con nuestro mejores rostros!!

Estuvimos una semana en Lima, pero recorrimos poco la ciudad, evitamos salir en moto, lo hacíamos en combi o en Metro. El Metro de Lima tiene sólo una línea y es corta, pero en infraestructura es muy similar al Metro de Santiago. Visitamos el Callao donde comimos muchas cosas que ya he olvidado los nombres, pero estaba todo delicioso.

Fuimos al Barrio Miraflores que tiene aire cultural y alternativo. Algo así como el barrio Lastarria. Incluso hay señalética que prohíbe tocar la bocina, bueno, y es que en Perú parece ser que nadie puede conducir si no tocan la bocina 50 veces por minuto.

Aprovechamos de hacerle algo de mecánica a nuestras Falcon Rockeras, pero el verdadero motivo por el cual tardamos en Lima fue un trámite que tenía que hacer Susan en el consulado. Necesitaba un documento que acreditara que está cesante y soltera para que no le cobren el Crédito universitario con aval del Estado (el famoso crédito por el cual están acogotados muchos estudiantes en Chile, por más de 25 años). Resulta que como llegamos en fin de semana largo a Lima, el consulado funciona con los feriados de Chile, así que no atendían y el cónsul estaba de viaje. Lo peor es que no había nadie más que pudiera hacer el documento, así que había que esperarlo. Así de inoperantes.

Esperamos en Lima unos días hasta que finalmente se dignaron a hacer los dos papeles por la módica suma de 5 USD cada uno. Lo bueno fue que sí los hicieron y se los aprobaron en Chile, por lo que no tendrá que pagar el crédito al menos en 6 meses más. ¿Y dónde estaremos en 6 meses más?, eso no lo sabemos.



Despidiendonos de Patty y de Lima

Ya con el documento listo nos fuimos de Lima, agradecemos infinitamente a Patty por toda la buena onda. Se encargó de hacernos algunos contactos hacia el norte para que nos recibieran cuando pasáramos. Así conocimos a César en Barranca, quien nos recibió con una parrillada. Muchas gracias amigo. Y de Barranca, que sólo paramos brevemente, continuamos a Huaraz. 

Con César y Karina en Barranca, gracias por todo amigos!

Huaraz es conocido por la Cordillera Blanca, paraíso para montañistas y escaladores, vienen de todo el mundo a coronar sus cumbres y paredes vertiginosas. Desde un inicio queríamos quedarnos varios días aquí para hacer el trekking de Santa Cruz. Una caminata de 4 días entre las montañas más altas de Perú. 


Con Gian Marco

En Huaraz nos recibió Gian Marco, quien nos alojó en su casa dos noches. La primera noche que llegamos estuve muy enfermo del estómago, algo que comí en Lima no me hizo bien. Susan también venía desde Lima algo delicada del estómago, pero fue sabia y esa noche no comió nada, en cambió yo, me mandé lo que en Huaraz llaman “aeropuerto” o aeropuerco, por 4 soles (800 pesos) te comes un plato monstruoso de arroz, fideos, huevo, verduras varias y cuanta cosa se le pueda poner al plato. Así que al día siguiente estuve enfermo y en cama todo el día.

Gian Marco nos presentó a su tío, quien vive en Marian, un pequeño pueblito a las afueras de Huaraz en Villa García. En ese lugar vive una comunidad de escaladores hippies, entre abogados, veterinarios y guías de montaña, no tienen teléfono celular ni menos Facebook (salvo Chuski) y la consigna es clara, trabajar poco y escalar mucho.

Acampamos más de una semana en Villa García, pero ya les contaremos sobre los escaladores, Villa García, el tío de Gian Marco que es todo un personaje y el trekking a Santa Cruz, muy apetecido por trekkeros de todo el mundo. Fue un momento del viaje maravilloso, tranquilo, sin señal de celular y menos de internet. Desconexión total entre las montañas.




Un adelanto de Huaraz

Y ahora estamos viviendo en una playa de aguas tibias y gente muy buena onda. Sin duda la vida es bella.

Agradecemos una vez más a nuestras familias y amigos, que nos han apoyado en cada km de viaje. Agradecemos también a las marcas que nos han tendido una mano en la locura de este sueño. Gracias a todos! 

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K

Disfrutando de la playa, de la vida, de lo escencial. Ser felices, haciendo cada día más de lo que nos gusta hacer!!